La política de mantenimientos de nuestros equipos se enfoca en tres etapas principales. También importamos los repuestos necesarios para una reparación al mejor nivel.

Riesgos de las grúas por falta de Mantenimiento:

Los accidentes en que se encuentran implicadas las grúas son generalmente costosos y espectaculares. Las lesiones y las muertes no sólo afectan a los trabajadores, sino frecuentemente a inocentes y transeúntes. Existen riesgos en todas las etapas: funcionamiento, montaje, desmontaje y desplazamiento.

Riesgos más comunes:

Riesgos eléctricos. Se puede producir el contacto entre cables en mal estado o con el tendido eléctrico. Cuando se produce el contacto con la línea, el peligro no se limita solamente al operador de la máquina, sino que se extiende a todo el personal situado en su proximidad. Aparte la corriente puede causar daños estructurales a la grúa.

Fallos de la estructura y sobrecargas. Los fallos de la estructura se producen cuando una grúa o sus componentes se someten a esfuerzos que pueden causar daños irreparables, entre otros: El balanceo o la descarga súbita de la carga, 
El uso de componentes defectuosos, 
La elevación de una carga superior a la capacidad admitida, 
El arrastre de cargas y, 
La recogida de la carga fuera de la vertical.

Falta de estabilidad. La falta de estabilidad es más frecuente en las grúas móviles que en las fijas. Cuando una grúa mueve una carga, balancea su pluma o se mueve fuera de su campo de estabilidad, la grúa tiende a desestabilizarse. Las condiciones del terreno también pueden ser causas de fallos. 
Cuando una grúa no está nivelada, su estabilidad se reduce. 
Cuando se instala en un terreno que no puede soportarla, el terreno se hundirá con la grúa.

Caída o deslizamiento de materiales. Los materiales pueden caer si los cables y todos los otros componentes no están en condiciones aptas para el izaje. La caída de materiales puede lesionar a los trabajadores situados en su proximidad o causar daños.